EL OSCURO Y POLVORIENTO DESVÁN DE MI MEMORIA.
La vida secreta de las palabras, donde despiertan las letras dormidas, imagenes robadas, sueños lejanos...un verso, una rima, un poema inacabado, la poesía del desconcierto en movimiento, la prosa adaptada al sentimiento de necesitar expresar lo que siento en cada momento .
Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

" Sin la música la vida sería un error " Nietzsche

Tamara de Lempicka / Maria Górska

El arte y la mujer en las primeras vanguardias

Arte, sexo y Cocaina


Tamara de Lempicka o Tamara Lempicka, cuyo nombre real era Maria Górska, fue una pintora nacida en Varsovia, Polonia en 1898 (en Moscú, Rusia, en 1900 según otros biógrafos). Destacó por la belleza de sus retratos femeninos, de pleno estilo art decó.


(autorretrato de la artista)

Inició cursos de arte en la Academia de San Petersburgo. A los 16 años, ya casada, llega a París huyendo de los bolcheviques;allí se forma como artista al lado de Maurice Denise y Amore Lhote. Se adscribió al art deco, en el que es considerada la mayor representante del área pictórica, y desarrolla un estilo enigmático y personal, en donde pone un gran contraste entre las imágenes angulares y los colores.
Se convierte en la retratista de moda de la aristocracia, entre los años 25 y 30. Influida por el cubismo sintético de Lhote y el tubismo de Léger, sin olvidar el aspecto sicológico de la representación de los personajes.
De Lempicka no tiene ninguna apoyatura artística masculina sino que sola con su arte debe salir adelante, con una hija; pero, gracias al prestigio que crea de sí misma, casa con un rico aristócrata y emigra en 1938 a EE.UU.
Era una perfecta diletante que utilizó el arte como un medio para escalar socialmente. Sus obras son muy cotizadas por coleccionistas de arte erótico.
Tamara de Lempicka también fue diseñadora de moda.

EURICE_2008
Tamara de Lempicka.
La casa de subastas Christie's vendio en el 2007 en Nueva York éste óleo titulado El turbante verde, pintado por la artista polaca hacia 1929, por 1,4 millones de euros.




Ella misma tuvo años de estrecheces y bohemia, pero eran años de juventud, y todo era aún posible. Su propia vida, y la de los personajes que retrata, transcurría así, como en sus cuadros, rodeada de un mundo donde los problemas atenazaban siempre a otros y estaban lejos. Aunque hubiera excepciones, porque las pasiones dominan los sentidos y la vida: no hay más que reparar en Tamara yendo a buscar marineros a los bajos fondos de París, yendo a encontrarse con el sexo oscuro: es el reflejo de la mujer que busca la excitación imprescindible para aguantar el sopor de su existencia, del acomodado vacío en que se ahogaba.







Fuente:Arte y mujer

1 comentario:

codromix dijo...

vi una exposicion suya el año pasado y me quedé totalmente enamorado de ella, de su obra y de su epoca! seguro que tenia muchos claroscuros en su vida, pero ... quien no?? ainsss me gusta mucho tu gusto!